En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el pasado 5 de junio 17 voluntarios cambiaron el escritorio y los ordenadores, por guantes y patatas. Con el fin de generar conciencia acerca del despilfarro alimentario, éstos voluntarios se desplazaron a Mataró a espigar patatas.