TODA COMPAÑÍA ES UNA COMPAÑÍA DE DISEÑO

per Secretaria Tècnica,

Durante los últimos años hemos leído muchísimas veces que “Toda compañía es una compañía de software” o que “El software se va a comer el mundo”, haciendo referencia al artículo de Marc Andreessen publicado en el año 2011 en el Wall Street Journal. Las cosas han cambiado y en Lateral View lo sabemos.

Durante los últimos 15 años hemos visto el poder de la tecnología crecer exponencialmente e infiltrarse en todas las compañías, instituciones y hasta personas. Hoy, productos, proyectos, estrategias y negocios enteros dependen solamente de la tecnología -- específicamente del software -- para crecer.

Esto surgió debido a un cambio de de paradigmas que, desde mi punto de vista, comenzó en el momento exacto en el que se abrió/lanzó/publicó el App Store -- el cual democratizó la forma de crear apps y, en consecuencia, compañías--. El software siempre había sido algo inalcanzable, y solo para aquellos privilegiados que lograban entenderlo. El App Store rompió esa barrera y le permitió a cualquier compañía ser una compañía de software. Tal y como Apple mencionó en su último comunicado sobre su reciente pelea con Spotify, el App Store ayudó a crear millones de puestos de trabajo -- generó más de $120 billones para developers -- y construyó nuevas industrias a través de empresas que se originaron y crecieron en este nuevo ecosistema. 

Esto no es nuevo para nadie que se encuentre trabajando en la industria tecnológica. Además, todos sabemos que la tecnología no evoluciona despacio, ni sigue la lógica del progreso acumulativo. Hay períodos llenos de incertidumbre. Thomas Kuhn nombraría estas fases de "discontinuidades" como períodos revolucionarios. Es cierto, él se concentró en investigar la mecánica newtoniana o la física cuántica, pero la tecnología también se comporta de esa manera. Existen grandes avances conceptuales, como los lanzamientos del iPhone o el App Store, que sientan las bases para una época de negocio próspera donde la comunidad tecnológica tiene un marco intelectual común.

Durante la época de "toda compañía es una compañía de software", todo trabajador de la industria de la tecnología se dedicó a resolver problemas generados por "errores" en el software. Ahora, hay menos desafíos de software en los productos y servicios tecnológicos que ofrecen las empresas. El paradigma del software está entrando en un período de crisis porque el software ya no es suficiente. La tecnología necesita algo más para seguir mejorando y reinventándose. Por si acaso, quiero remarcar que esto no significa deshacerse del software por completo.

¿Qué es eso que necesita la tecnología? Para mí, diseño. Y por diseño no solo me refiero a UX / UI. Necesitamos que el diseño se incorpore en todas las compañías no solo en los productos y servicios sino también en los procesos, porque el software por sí solo ya no es capaz de resolver los problemas de intereses actuales del campo. Necesitamos diseño para dejar de tomar decisiones basadas en conjeturas e intuiciones.

La forma en que las empresas, agencias y estudios construyen productos y servicios ha cambiado. Resolver problemas reales de la manera más eficiente y generar una experiencia de usuario significativa son puntos clave en la industria tecnológica actual. No se trata solo de la tecnología como algo nuevo, brillante y costoso. Se trata de encontrar la mejor y más eficiente manera de transferir valor desde las empresas hacia los usuarios.

Hoy en día el diseño es una herramienta más que junto a la tecnología permite seguir transformando empresas y personas. El diseño ayuda a las empresas a identificar problemas, alinear equipos y planificar acciones concretas.

A medida que el paradigma de la industria tecnológica pasa del software al diseño, ambos coexisten y cada uno usa sus propias reglas para juzgar al otro. Así, los creyentes de cada paradigma no pueden comunicarse bien y surgen más problemas. Esto causa resistencia al cambio y competencia entre áreas como Diseño y Desarrollo que solían estar bien separadas y ahora comienzan a fusionarse. El rol del diseñador se vuelve estratégico.

Permitidme repetir una vez más que este cambio de paradigma no significa eliminar el software y reemplazarlo con el diseño. Simplemente significa agregar una nueva herramienta para mejorar la industria de la tecnología y, en consecuencia, los productos, procesos, experiencias y negocios. Una vez que el diseño se asiente, surgirá algo más. Es un ciclo. Nunca dejamos de aprender.


Juan Manuel Abrigo 

CEO de Lateral View


Comentaris


Per comentar, si us plau inicia sessió o crea't un compte